El TDAH es un Factor de Riesgo para la Adicción

El TDAH es un Factor de Riesgo para la Adicción

Varios estudios, algunos de los cuales adjuntamos en esta entrada, han demostrado que el hecho de presentar TDAH es un factor de riesgo para presentar adicción o consumo de sustancias a una edad más temprana que aquellas personas sin TDAH.

En primer lugar, explicar que según la Real Academia Española (RAE), la adicción se define como el “hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida  ciertos juegos”. Por otro lado, las adicciones consisten en un grupo de síntomas, psicológicos y fisiológicos que indican que el individuo continua ejerciendo la conducta a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con ella, además del incremento de la misma y la aparición de sensaciones de malestar al intentar abandonarla.

adicciones

Son los adolescentes el rango de población más expuesto a recibir impactos por la publicidad, los medios de comunicación y la misma sociedad a través de diversos mensajes que generan adicción a distintas cosas: conductas adictivas al sexo, internet, videojuegos, deporte, comer compulsivamente, sobre todo aquéllas donde se puede hablar directamente de la ingesta de sustancias psicotrópicas (principalmente tabaco, drogas y alcohol).

adicciones 2 adicciones 3

La adicción a sustancias, independientemente de la existencia del TDAH, significa una alteración visible para el paciente, ocasionándole consecuencias legales, enfermedades médicas (cirrosis, perforación de pulmón, muerte cerebral, etcétera) repercusiones familiares y sociales, laborales, psicológicas (depresión, ansiedad, suicidio, etcétera), sexuales, espirituales, entre otras áreas.

Por ello, como padres y madres de niños y adolescentes con TDAH es lógico que nos preocupemos teniendo en cuenta las dificultades que presentan, inocencia, impulsividad, no tienen en cuenta los riesgos, etc. por ello, debemos proporcionarles un tratamiento adecuado y hablar con ellos de esta temática. Hay muchas familias que consideran que no es necesario hablar de drogas o que prohibir su uso es suficiente, pero… al igual que todos los adolescentes, la prohibición y la represión a veces despierta la curiosidad e incluso el deseo. Debemos actuar correctamente, hablar con ellos, proporcionarles la información adecuada, de lo contrario pueden acceder a otros medios (amigos, internet, etc.) para acceder a ella y esto puede ser desastroso para ellos, si dicha información es errónea.

Por otra parte, también existe la preocupación de que el hecho de tomar medicación les genere adicción  y despierte adicción a drogas, pero hay que aclarar que no existen estudios que señalen los diversos medicamentos destinados al control del TDAH no incrementan ni generan riesgo alguno (adicción) como se podría pensar.

adicciones

CONSEJOS PARA FAMILIAS

  • Pedir ayuda a un especialista.
  • Hablar con nuestros hijos con libertad, confianza y transmitirle los efectos negativos que tienen las drogas. Es vital que creemos un clima de confianza, no de represión, para que nuestros hijos perciban que pueden contar con nosotros para ayudarles y darles la información que necesitan.
  • Empieza a ocuparte e involucrarte en los gustos de tu hijo, mostrarle apoyo y confianza así como respetar su privacidad e independencia puede contrarrestar los impactos derivados de las conductas adictivas (factores de riesgo).
  • La práctica de ejercicio físico (entrenamientos, deportes) permite a los jóvenes y niños concentrar su energía y lograr una mayor satisfacción con sus actividades diarias.

ENLACES DE INTERÉS

Comunidad TDAH

Centre Can Rosselló

PDF’S DESCARGABLES

ebooks00
TDAH y Adicciones
TDAH y Drogodependencias

Tamara

 

 


REFERENCIAS

proyectodah

 


El TDAH en Secundaria

TDAH

La Secundaria es dura cuando tienes Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad, pero podemos hacer que sea más fácil …

La educación secundaria puede ser difícil sobre todo para los chicos con TDAH. Piense lo que supondría para usted las siguientes situaciones:

  • ¿Qué pasa si usted tenía 6 o 7 puestos de trabajo a tiempo parcial diferentes, y cada uno de sus jefes le manda trabajo para casa sin saber o tener en cuenta la cantidad de trabajo que los otros jefes ya le habían encargado?
  • ¿Y si esos seis o siete trabajos diferentes fueran difíciles? ¿Qué pasaría si cada uno de ellos requiere un montón de lectura, escritura, y memorización? ¿Y si la mayoría de ellos no son de su interés?
  • ¿Qué pasa si usted tuvo que empezar a trabajar muy temprano, y tuvo que trabajar horas extras casi todas las noches, por lo que en realidad nunca duerme suficiente?
  • ¿Y si todos estos trabajos a tiempo parcial requieren que permanezca sentado en un escritorio y escuchar conferencias o realizar trámites?
  • Además deberá tomar notas y recordar lo que dijo cada jefe cada día y mantenerse al día con sus asignaciones de trabajo de horas extras de cada jefe de todos los días?
  • ¿Y si no hubiera descansos reales durante el día y que nada más terminar un trabajo entrase en el siguiente?
  • ¿Qué pasa si usted nunca ha tenido su propio escritorio y tiene que transportar todos los documentos y materiales que necesita para su trabajo de un lugar a otro durante todo el día?
  • ¿Qué pasa si sus jefes se enfadan si no trae el trabajo asignado como horas extras o si lo ha hecho pero se ha olvidado traerlo?
  • ¿Qué pasa si su lugar de trabajo es ruidoso y molesto?
  • ¿Qué pasa si su único descanso durante la jornada laboral es un descanso de media hora para el almuerzo?
  • ¿Qué pasa si usted no puede elegir los trabajos que le interesan o trabajos en los que usted es bueno?
  • ¿Y si tuviera que hacer esto durante cuatro años?

¡Piense lo difícil que sería! ¿Solicitaría esos puestos de trabajo? ¿Cuánto tiempo cree que hubiera pasado en una situación de trabajo así? Bueno, esto se llama escuela secundaria.

Hay factores que pueden hacer más fácil la Escuela Secundaria para adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad:

Encuentra profesores implicados en su actividad docente:

  • Que se emocionan con su asignatura y trabajan de forma creativa para despertar el entusiasmo de sus alumnos.
  • Que son flexibles y tratan de trabajar con el alumno en lugar de seguir rígidamente “las reglas”.
  • Que anima en lugar de darle una charla cuando el chico/a está teniendo dificultades.
  • Que entiende y sabe que el TDAH puede causar falta de memoria, incluso cuando el alumno intenta realmente recordar.
  • Que es organizado y el alumno tiene claro lo que es importante para superar su asignatura.
  • Qué es divertido e interesante, y parece disfrutar en cada clase.

Trate de mantenerse alejado de los profesores “tóxicos”

  • No “creen en” el TDAH, y se niegan a ayudarle con los problemas relacionados con el trastorno.
  • Muestran poco interés hacia su/sus estudiantes.
  • Son rígidos e inflexibles.
  • Son aburridos o nada creativos.
  • Son desorganizados.
  • No se molestan en darle ninguna ayuda individualizada.
  • Motivan a sus alumnos a través de la vergüenza y de la crítica en lugar del elogio y aliento.

Por desgracia, el que nuestros jóvenes con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad pasen por esta etapa de su formación de una forma enriquecedora, o que sea para ellos y sus familias una verdadera tortura, en gran medida depende del tipo de profesor que tengan cada año. De ahí que los niños con TDAH sean trasladados de un centro a otro, siendo la única salida que tienen las familias cuando la situación en torno a su hijo/a unas veces, por sus problemas conductuales, y otras, por la pasividad de las instituciones a la hora de tomar medidas para integran a estos chicos.

TDAH

Pero es nuestra obligación seguir dando la voz de alarma, para que entre todos consigamos que estas situaciones vayan en detrimento. Es muy importante la labor de los padres difundiendo, abogando y luchando para que se reconozcan las dificultades que tienen nuestros niños en la escuela, y se les ayude en consecuencia.

Podríamos pensar que la labor de difundir y de establecer criterios de aprendizaje adaptados a los niños con TDAH deberían ser llevados a cabo por las instituciones, pero como la historia ha demostrado a lo largo de los años, si los interesados no se convierten en espinas, que a través de la insistencia molesten hasta tal punto, que consigan que poco a poco empiece a moverse la pesada maquinaria de la burocracia, ¿Quién lo hará, si no….?, ¿nuestros políticos…?, ¿nuestros docentes…?.

Es paradójico que, a pesar de que los niños con TDAH tengan reconocidos la falta de habilidades ejecutivas necesarias para alcanzar, en muchas ocasiones, los niveles académicos de cada curso, los padres se enfrenten muchas veces con la negativa a realizar las adaptaciones que el niño con TDAH necesita para superar esa barrera. Estas adaptaciones consisten en adecuar el currículum de un nivel educativo, para hacer que determinados objetivos sean más accesibles al alumno. Consiste en planificar la metodología, contenidos y la evaluación a las características del alumno. Atendiendo a las necesidades individuales del alumno encontraremos diferentes niveles de adaptación curricular.

En las adaptaciones curriculares no significativas se modifican elementos no básicos del currículo. Son las adaptaciones que se realizan en:

  • La metodología.
  • La organización.
  • El ambiente.

También puede modificar ligeramente los contenidos, pero sin existir un desfase curricular de más de dos cursos.

Las adaptaciones curriculares significativas suponen la priorización, modificación o eliminación de contenidos, objetivos nucleares del currículum y los criterios de evaluación. Se realizan desde la programación y es el resultado a una evaluación psicopedagógica, afectando a los elementos prescriptivos del currículo:

  • Los objetivos.
  • Los contenidos.
  • Los criterios de evaluación.

A continuación vamos a ver una serie de adaptaciones no significativas posibles para los niños con TDAH.

  • Comprenderle y ayudarle, tener una relación positiva entre el alumno y el profesor.
  • Hacerle participar en clase.
  • Mostrar interés cuando está trabajando en su mesa. Acercarse a su mesa habitualmente.
  • Preguntarles, que salgan a la pizarra, para mantenerlo más atento.
  • Fragmentar la tarea si es muy larga en porciones más pequeñas.
  • Mirarlo con regularidad, tocarle la espalda, son estrategias para mantenerlo atento
  • Anticipar y prevenir situaciones que puedan presentar problemas.
  • Darles más tiempo en los exámenes y corregirlos atendiendo a sus dificultades y si es necesario hacerlos orales. Su falta de organización, su caligrafía, su dificultad para secuenciar pueden hacer de los exámenes escritos un verdadero galimatías.
  • Los deberes y tareas para casa debe copiarlos de forma clara e inequívoca, si podemos darle fotocopias mejor, al igual que los exámenes.
  • Las definiciones que tenga que aprender deberemos asegurarnos que las tiene copiadas en su cuaderno.
  • Reunirse de forma regular con el alumno, para hablarle de su progreso y motivarlo para continuar así, o para que mejore donde deba hacerlo.
  • Sentarlo cerca del profesor y lejos de las distracciones.
  • Elegir un delegado de los deberes, que se encargue de anotar fechas importantes (exámenes, entrega de trabajos, etc.).

Lo más curioso es que generalmente, los niños con Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad solo requieren adaptaciones curriculares no significativas. Por lo que el profesorado tampoco tiene que cambiar su metodología de trabajo, como muchos suelen creer, sino ser un poco más flexibles en ciertos aspectos.


Referencias:

addvance

fundacion cadah


Motivar a chicos/as con TDAH

Uno de los factores que pueden tener un impacto sustancial en el rendimiento académico de un niño y su grado de motivación es el trastorno de déficit de atención (TDA). Este trastorno afecta a la capacidad del niño para concentrarse y controlar su comportamiento, lo que afecta a su rendimiento en el aula.

El niño con TDAH necesita estimulación en el mismo grado que usted requiere oxígeno. Él simplemente no puede funcionar sin estimulación. Por ello es de vital importancia conseguir atraer su atención y motivarle.

Visto desde esta perspectiva, es fácil ver el impacto que tendría sobre el progreso académico de un niño con déficit de atención la motivación para tener éxito. Debido a que las habilidades que le faltan son las que necesita para progresar en la escuela, comienza a desarrollar asociaciones negativas con respecto al proceso de aprendizaje. Es culpado continuamente, reprendido, y censurado por un comportamiento que está más allá de su control. Esta frustración se agrava por el hecho de que los niños son a menudo muy brillantes, y son muy conscientes de la discrepancia entre su potencial y sus logros.

La investigación indica que casi el 10% de los niños en edad escolar luchan contra el TDAH. La mayoría de estos estudiantes también tienen algún tipo de problema de aprendizaje, por lo que su incapacidad para quedarse quieto en clase junto con su dificultad para adquirir los contenidos del plan de estudios complican mucho su situación. Cuando se consideran estos factores, el vínculo entre los problemas de TDAH y de motivación es fácil de entender.

niño tdah estudiando

Nuestro conocimiento del TDAH se ha ampliado significativamente en los últimos años. En la década de 1980, el trastorno se asoció con tres síntomas básicos: hiperactividad, distracción e impulsividad. La investigación actual demuestra claramente que estos tres síntomas representan la punta del iceberg y que existen numerosos síntomas y rasgos que afectan en gran medida al desempeño académico y social del niño afectado. El éxito en la escuela requiere que los niños presten atención a las tareas y expectativas asignadas. Los niños con TDAH tienen dificultades importantes para mantener la concentración, sobre todo, en tareas prolongadas repetitivas y rutinarias que no son particularmente novedosas, entretenidas o estimulantes.

El éxito en las situaciones sociales requiere que los niños sean capaces de realizar tres tareas básicas: escuchar, seguir instrucciones y esperar su turno. Si un niño es capaz de realizar estos procedimientos simples, es probable que disfrute de éxito social. Sin embargo, para el niño con TDAH, “simple” no siempre es “fácil”.

La clave para motivar al niño con problemas de atención pasa por modificar y ajustar el ambiente de aprendizaje. A menudo, los profesores invierten mucho tiempo y esfuerzo en su intento de cambiar al niño. Su tiempo y esfuerzo debería ir encaminado a cambiar las metodologías, prácticas y procedimientos que está utilizando con el niño.

Si se tiene en cuenta las capacidades y habilidades que un niño necesita para tener éxito en el aula y, a continuación, se consideran los déficits y debilidades inherentes a TDAH, usted reconocerá que existe un desajuste significativo. Las expectativas de las aulas están en conflicto directo con las limitaciones del niño.

Considere lo siguiente:

EXPECTATIVAS AULA SÍNTOMAS QUE INTERFIEREN
“Contestar cuando se le pregunte”.
“No interrumpir.”
“Esperar su turno.”
“Leer las instrucciones cuidadosamente.”
 Impulsividad
“Permanecer sentado.”
“No jugar con el lápiz.”
“Estar tranquilo.”
 Hiperactividad
“Mantener el escritorio y mochila ordenados.”
“Presentar los deberes.”
“¿Dónde está el bolígrafo / lápiz / regla / gafas?”
 Problemas de organización
“Si no le sale bien lo deja!”
“Si al principio no tiene éxito …”
“Ser paciente.”
Bajo nivel de frustración
“Establecer los pasos a seguir”
“¿Cómo resolver este problema?”
“¿Cuál es su solución?”
Dificultad con la secuenciación, priorizar, analizar, sintetizar
“No olvides …”
“Recuerde siempre …”
“Memoriza esto.”
“La fecha de vencimiento era …”
 Déficit de memoria
“Errores por descuido.”
“Escuchar con atención.”
“Prestar atención.”
“Sigue la idea principal.”
“Deberías haber terminado a estas alturas.”
Inatención
“Eres capaz de hacerlo cuando quieres.”
“Un gran comienzo, pero luego te has venido abajo.”
“Inaceptable escritura.”
Incapacidad para sostener el esfuerzo

Cuando todo lo anterior se considera, se hace evidente que el niño con TDAH y el aula tradicional representan básicamente un desajuste. Para que el niño con TDAH pueda tener éxito y, por tanto, esté motivado, el profesor debe hacer ajustes en sus metodologías, procedimientos y expectativas. Básicamente, si el niño no puede aprender en la forma en que enseñamos, debemos enseñar en la forma en que aprende.

alumnos

Para el niño con TDAH, su rendimiento y su motivación se ven influidas por tres factores principales: su grado de interés en la actividad, la dificultad de la actividad, y la duración de la tarea. Él tendrá dificultad con las tareas que requieren la organización, la planificación, la inhibición, el autocontrol, y el esfuerzo sostenido.

En la medida de lo posible, el plan de estudios debe ser estimulante y relevante para que el aprendizaje sea significativo para el niño. Es extraordinariamente difícil para un niño con TDAH seguir participando en un currículo que no es interesante o desafiante. Estos niños viven en gran medida en el presente. Por lo tanto, las metas y recompensas (por ejemplo, los títulos y las calificaciones) a largo plazo son a menudo motivadores ineficaces.

Dr. Edward Hallowell, psicólogo y autor de “Driven to Distraction”. Explica la importancia que tiene para los niños con THAH el presente, en el mundo de estos niños, hay básicamente dos marcos de tiempo, ahora y no ahora. Esto ocasiona muchas situaciones de frustración para ellos mismos, sus profesores y sus padres.

Por otro lado, el niño con TDAH responderá más positivamente a un plan de estudios que le permita alternativas y opciones. También será más probable que participen activamente en las tareas cuando hay un grado de creatividad y novedad (por ejemplo, la presentación de una clase de historia usando un juego o un audiovisual). A fin de mantener la motivación de este niño, el maestro debe tener en cuenta al mismo tiempo lo que se enseña y cómo se enseña. Es poco probable que mantenga la concentración o la motivación del niño por un período prolongado solamente se conseguirá si el contenido es estimulante; la presentación debe ser creativa, colorida, multimodal, y agradable. Además está demostrado que estas modificaciones en la metodología obtienen mejores resultados en todos los niños, por lo que no se trata de adaptar la escuela al niño TDA-H, sino de cambiar los modelo de enseñanza por otros que son más acordes a la forma de aprender de los niños de hoy.

ENTRE LAS ESTRATEGIAS ESPECÍFICAS DE ENSEÑANZA QUE PUEDAN FOMENTAR LA MOTIVACIÓN DEL NIÑO SON:

alumnos aula

  • Dé instrucciones simples.
  • Ofrecer al niño refuerzo positivo, la alabanza y aliento.
  • Enseñe a tomar notas, esquematización, y otras técnicas de estudio útiles.
  • Asigne al niño un asiento muy cerca del maestro, pero lejos de las áreas de paso.
  • Delinear claramente reglas, límites y expectativas.
  • Evite sobrecargar al niño con información, datos o instrucciones que no es capaz de procesar.
  • Permita descansos ocasionales para permitir que el niño se relaje y recupere la energía.
  • Instituir un “compañero de estudio” o sistema de “buen vecino”, en el que un compañero de clase puede ayudar al niño con la organización y preparación.
  • Utilizar una señal privada que puede enviar al niño si su comportamiento o atención empieza a deteriorarse.
  • Divida las tareas grandes y complejas en segmentos pequeños y manejables.
  • Exigir que el niño mantenga una agenda y ayúdele en esa tarea.
  • Ayude al niño a empezar una tarea y luego anímelo a completarla de forma independiente.
  • Comunicación permanente entre el hogar y la escuela.
  • Asegúrese de que usted tiene la atención del niño antes de darle una instrucción. Esto se puede hacer llamándolo por su nombre o usando una señal con la mano.
  • Nunca de un buen comportamiento por sentado. Alabe y refuerce al niño por no interrumpir, por trabajar con paciencia, por permanecer en su asiento, por mantener la concentración, por cooperar.
  • Recuerde que los comportamientos hiperactivos durante el trabajo sentado (por ejemplo, los dedos que teclean, se retuerce en el asiento, inquietud) son en realidad una liberación para la hiperactividad del niño. A menos que los movimientos sean una distracción o perjudiciales para otros, ignorarlos.
  • No enfatizar la calidad y cantidad de forma simultánea. Misiones complejas largas son excesivamente difícil para el niño con problemas de atención.
  • Recuerde que en el niño con TDAH el estrés, la presión y la fatiga pueden iniciar y aumentar estos sentimientos de frustración. Sea consciente de la tendencia del niño a sentirse frustrados, y tome medidas preventivas para evitar o disminuir las situaciones que produzcan ansiedad.
  • Dar al niño varios segundos (por ejemplo, de diez a quince) para responder a las preguntas verbales. Siempre que sea posible, complementar preguntas verbales con la información visual.
  • Use métodos alternativos de evaluación, tales como exámenes orales o pruebas de demostración. Pruebas y evaluaciones escritas presentarán especial dificultad para los niños con problemas de atención y debilidades de organización.
  • Programe sus tareas y actividades más difíciles y desafiantes a primera hora de la mañana cuando el niño esté menos cansado.
  • Siga actividades difíciles con las actividades más interesantes o gratificantes. (“José, cuando termines la hoja de trabajo de matemáticas, puedes alimentar a la tortuga.”)
  • Evite juicios sobre su impulsividad, recuerde que estos comportamientos se producen por causas ajenas a la elección del niño. No culpe a la víctima.
  • Proporcione al niño con TDAH oportunidades para mostrar el pensamiento divergente, creativo e imaginativo y de recibir el reconocimiento de su originalidad.
  • Anime al niño a centrar su atención en la tarea en cuestión, y refuerce el comportamiento apropiado cuando se produzca. Estos estudiantes tienen mucha dificultad para trabajar de forma independiente y tienen tendencia a posponer las cosas y perder el tiempo. Estos comportamientos pueden ser perjudiciales para la clase y frustrantes para el profesor.

Los maestros y los padres deben ver el trastorno por déficit de atención como un trastorno generalizado y complejo que afecta a casi todas las actividades e interacciones del niño. La impulsividad del niño puede hacerle tomar decisiones que pongan en peligro su seguridad; su distracción hace que sea extremadamente difícil para él entender y seguir instrucciones; sus dificultades de memoria hacen que el aprendizaje memorístico resulte problemático; sus problemas de procesamiento ejecutivo (capacidad para planificar y priorizar) presentan grandes desafíos cuando se trata de planificar las actividades diarias simples; sus deficiencias organizativas le causan enormes problemas con los deberes, tareas del hogar, y los proyectos a largo plazo.

Los maestros y los padres deben recordar las dos palabras más importantes cuando se trata de estos niños: “apoyo” y “desafío“. El adulto debe desafiar continuamente al niño con actividades destinadas a mejorar su comportamiento y su aprendizaje, a la vez que le proporciona el apoyo que necesita para cumplir con estos objetivos. Apoyo sin desafío carece de sentido y desafío sin apoyo es igualmente ineficaz.


Referencias:

logo_static


Rigidez Cognitiva en Chicos/as con TDAH y Síndrome de Asperger

Si revisamos el apartado de “Comorbilidad con TDAH”, es decir, trastornos que se pueden presentar junto con Trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad, vemos que hasta el 26% de los niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo puede presentar TDAH también. Dentro de este grupo de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) encontramos, según indica el DSM-IV TR (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 4ª Edición, Revisado), el Síndrome de Asperger.

Trastorno generalizado del desarrollo

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE ASPERGER?

asperger

El Síndrome de Asperger (SA) tiene las siguientes características:

  • Dificultad en la interacción con otras personas
  • Comunicación verbal limitada
  • Déficit en la comunicación no verbal
  • Intereses restringidos y absorbentes
  • Patrones de comportamiento estereotipados
  • Problemas motricidad
  • Las personas que lo padecen poseen una apariencia normal, presentando un nivel de inteligencia normal o incluso superior a la media.

grafico asperger

asperger 5

Como vemos, entre las dificultades de las personas con Síndrome de Asperger se encuentra la rigidez mental y comportamental, que unidas a las dificultades propias del TDAH complican la intervención, es decir, a mayor sintomatología (la propia del Síndrome de Asperger y la propia del TDAH), más dificultades se presentan y más frentes abiertos hay que trabajar.

rigidez cognitiva

Sería un error pensar que todos los niños con Síndrome de Asperger y TDAH se parecen entre sí. Cada persona es diferente, presentando no todos los rasgos, sino una combinación de algunas de las características anteriormente mencionadas.

En este apartado nos centraremos en pautas para trabajar la rigidez cognitiva que se presenta en niños/as y adolescentes con TDAH y S.A.

 ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN

1)  Uso de apoyos visuales

Las personas con SA destacan por ser buenos “pensadores “. Procesan, comprenden y asimilan mejor la información que se les presenta de manera visual. Por ello es importante emplear apoyos visuales en cualquier situación de enseñanza, aprendizaje académico o de habilidades de la vida diaria, como listas, pictogramas, horarios, etc., que les faciliten la comprensión.

2)  Introducir “pequeños imprevistos”

Tanto en el TDAH como en el S.A, las rutinas son muy efectivas, puesto que proporcionan estabilidad y seguridad, proporcionando un ambiente estable y predecible. Sin embargo, cuando se trabaja la rigidez cognitiva, es beneficioso introducir pequeños imprevistos para que se acostumbren a los cambios y comiencen a solucionar los posibles problemas que puedan presentarse.

Ejemplo: Manuel sabe que todas las tardes sin excepción a las 18h tiene que merendar, pero ese día se complica la tarde, su madre tiene que recoger a su hermano pequeño y llegan más tarde a casa para merendar…¿qué le pasa a Manuel?

En este ejemplo, Manuel se pondrá muy nervioso porque hemos cambiado una rutina que para él es muy importante, la hora de la merienda, lo más seguro es que de camino a casa esté preguntándole a su madre todo el rato por qué llegan tarde, por qué no puede recoger a su hermano menor antes y así llegar a tiempo a casa, etc. Si vamos introduciendo poco a poco cambios “inesperados” en su día a día y ayudando a Manuel a relajarse y encontrar soluciones a dichos imprevistos, no tendrá tanta ansiedad y sabrá manejar esta situación.

3) Trabajar con ilusiones

Una forma de que los niños/as con TDAH y S.A trabajen su rigidez cognitiva es hacerles ver que las cosas no son siempre como parecen… pero… ¿cómo logramos esto? Una forma es trabajar con ilusiones, es decir, hacerles ver  que a veces pueden estar seguros de algo pero otra persona puede tener razón también. Para ellos las ilusiones son muy útiles y divertidas al mismo tiempo.

ilusiones ilusiones 2

4) Ofrecer oportunidades de hacer elecciones.

Suelen mostrar serias dificultades para tomar decisiones, por eso, desde que son pequeños, se deben ofrecer oportunidades para realizar elecciones (inicialmente presentando solo dos posibles alternativas a elegir) para que puedan adquirir capacidades de autodeterminación y autodirección.

opciones

5) Trabajar la empatía

Otra forma de trabajar la rigidez cognitiva es a través de las situaciones sociales, para poder entender a los demás y ponernos en su piel (empatía) debemos ser capaces de dejar de lado nuestro propio pensamiento y entender el de la otra persona, esto se traduce en flexibilidad mental. Por ello, a las personas con rigidez cognitiva les cuesta mucho ponerse en el lugar de otra persona.

A través de dibujos, viñetas, historias, etc. Podemos hacerle ver al niño/a o adolescente que ante una misma situación hay varias formas de pensar, y no tiene por qué haber solo una válida o correcta, es posible que cada persona involucrada en esa situación tenga razón.

Debemos tener presente que trabajar la rigidez cognitiva es un proceso muy costoso, donde los cambios se ven poco a poco, por lo que debemos ser constantes y no desanimarnos, puesto que los resultados merecen la pena.

Para descargar los siguientes pdfs haga clic en las imágenes

assuntos_dificeis_0
 Actividades para trabajar la empatía  Síndrome de Asperger

Tamara


Referencias:

Asociación Asperger Granada


Miembro de

FEAADAH

Últimas actividades

Ver por categorías