Ampachico

¿Cómo Afecta el TDAH a los Hermanos?

hermanos

Como sabemos, los niños y adolescentes con TDAH presentan una serie de dificultades que hace que los padres, normalmente, dediquen más tiempo a su vigilancia, cuidado y supervisión. Pensemos en una familia con dos hijos, uno de ellos diagnosticado con TDAH. Llega la tarde y es hora de hacer los deberes, mientras que el niño sin TDAH es capaz de hacerlos solo, con algo de supervisión, el niño con TDAH se levanta, se sienta, vuelve a levantarse, se olvida el libro en el cuarto, va y vuelve del cuarto, le entra sed y finalmente se sienta… se despista y el padre o madre tienen que sentarse cerca de él para ayudarle a centrarse… esto es solo un ejemplo de alguna de las dificultades que muestran los niños con TDAH. Según este ejemplo, el niño sin TDAH comprueba como su hermano recibe más atención de sus padres.

Esta situación puede desembocar en celos del niño sin TDAH hacia su hermano por ejemplos como este. En general, los niños celosos pueden manifestar algunas de las siguientes conductas:

Para hacer frente a los problemas entre hermanos, cuando uno de ellos tiene TDAH, debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Debemos considerar explicarle a los hermanos en qué consiste el TDAH (adaptando la explicación a la edad y características de cada hermano) para que sean capaces de entenderle cuando realice ciertos comportamientos y le puedan ayudar. De esta forma conseguimos apoyo entre todos los miembros de la familia para ayudar al niño y adolescentes con TDAH. Por ejemplo, si Juan tiene TDAH y en casa se muestra nervioso, molestando a sus hermanos Marta y Miguel, estos, si desconocen qué le pasa a Juan y cómo ayudarle, pueden dejarse llevar por la situación y poner incluso más nervioso a Juan. Por el contrario, si Marta y Miguel conocen qué es el TDAH y cómo pueden ayudar a Juan, serán capaces  de tranquilizarse y evitar de esta forma un posible conflicto. De esta forma conseguiremos unos aliados muy valiosos.

Por otro lado, si los hermanos acuden al mismo colegio o instituto, es posible que sean testigos de cómo los compañeros se ríen o marginan al hermano con TDAH, llegando a avergonzarse de él. En este caso debemos intervenir y explicar claramente a los hermanos las dificultades del niño y adolescentes con TDAH y todas las cualidades positivas que tienen, por supuesto.


 

 


Salir de la versión móvil